viernes

IV. No fumarás, no tomarás y otros mandamientos...

Después de estos primeros meses de euforia en donde todo su ser se sale de tu cuerpo de la alegría empiezan los momentos de terrible ansiedad. Es que una vez pasada la novedad empezas a caer en que ya no podes volver a ser la misma de antes y que por lo menos durante los próximos 6 meses tendrás a alguien encima diciéndote lo que podes hacer o no. Y eso te cae de golpe un día en una fiesta a la que vas luciendo un hermoso straples que te marca tu incipiente pancita. Entras como si te llevaras el mundo por delante, nunca te sentiste tan confiada con tu cuerpo, ni siquiera después de la dieta aquella en la que solo comías arroz integral y estaba estupenda. Todo el mundo a tu alrededor se para para saludarte, felicitarte y preguntarte boludeces como ¿ya elegiste nombre? (te acabas de enterar y ellos pretenden que tengas tu vida y la de la pequeña criatura resuelta...). Tu gordo te lleva del hombro orgulloso de la hembra y su pequeña cría que viene en camino hasta que llegan a la barra, te pedís una birra y de golpe se hace un enorme silencio y con caras de desaprobación todos a tu alrededor te miran como si fuera una asesina!. Ni hablar de cuando se te ocurre empezar a mirar con ganas el cigarrillo que se prende una amiga tuya en tu cara... y eso que solo sos fumadora social pero ¡como le darías unas pitadas ahora que no podes..! y de repente te das cuenta que todo lo que consumías con total normalidad y ahora esta terminantemente prohibido te genera ganas, y ganas y mas ganas... es que lo prohibido tiene otro gusto, y ahí estas, escondida detrás de una mesita robando los culitos de champagne que dejaron tus amigos en sus copas, nada mas humillante que eso. Encima terminas cargando a tu marido que se empedo a mas no poder, tranquilo porque hoy tenia alguien que maneje hasta tu casa. Sobria, embolada y con los ronquidos del gordo en la oreja te das cuenta que lo que viviste hoy es la primer humillación de otras tantas que vas a vivir a lo largo de estos meses y decidís que por el resto del embarazo se acabaron las fiestas!

4 comentarios:

emi dijo...

jajajaja eso es lo mas doloroso no? eso y el cuerpo!!
que ganas de que ya termines y se venga la obraaa

Anónimo dijo...

yo ya lo decidi, no voy mas a ninguna fiesta haste que mi hijo tenga 20!

Anónimo dijo...

Mi hijo tiene 20 y yo voy a fiestas pero a buscarlo!

Mañosa dijo...

Jajaja... todavía no la pasé, pero viene en camino!

Besos

M.

Seguinos como ell@s!!!!