martes

Trabajo y jardín

Como no tengo punto medio me cagué en todo lo que me recomendó el pediatra e implementé todos los cambios juntos:
Jornada de trabajo completa,
jardín medio día y
medio día con mi suegra.
Las abuelas no son las de antes y mi madre, que se niega a aceptar que es abuela, esta demasiado ocupada gastando asi que lo máximo que acepta es visitar a la beba siempre y cuando haya alguien que la salve de los vómitos y otras escatologías.
Por hacerme la superada terminé llorando en silencio cuando la seño agarro en sus brazos a MI bebe y lo llevo para adentro. Todo el viaje en subte mariconeado, cuando llegué al trabajo y había logrado sacarme el tema de la cabeza por un rato, mis tetas me lo recordaron. Y como soy una madre culposa no puedo irme a trabajar y dejar a mi hijo así como así aceptando la idea de ser reemplazada tan pronto por una maestra, una abuela y un cartón de leche. Todavía tengo que ser imprescindible por lo menos con algo, aunque el precio sea caro. El reloj biológico me funciona a la perfección, así que en el mismo momento en que la bebe esta tomando una mamadera en brazos de otra, yo estoy encerrada en el baño de la oficina ordeñándome.

Seguinos como ell@s!!!!