lunes

Curso Pre-parto

Llegaste entre excitada y asustada porque hasta ahora no te habías puesto a pensar en el momento de las contracciones, el pujo y todos esos términos que empezaron a sonar en tu cabeza desde que entraste a la sala donde dan un curso que te súper recomendaron. Haces un recorrido visual para chequear que nos seas la única con cara de pánico y encontras caras de resignación y por supuesto las superadas (o porque son mamás o porque se creen que se lo saben todo). En tu colchoneta practicas durante varias sesiones como respirar cuando te venga una contracción, como sostener la mano del que te metió en esto y algunas otras cosas mas relacionadas con la flexibilidad que ya perdiste.

Llegas ansiosa a la charla con el doc que tus amigas te dijeron que es muy tranquilizadora y te da mil tips para cuando no te quede otra que irte de alta del hospital.
Primer error de primeriza, llegas con un cuaderno recién comprado para tomar nota… y te haces la distraída cuando ves que todas están esperando el famoso librito con todas las respuestas a las preguntas que en un futuro cercano te vas a hacer. Y mientras Diego (el doc) va hablando empezas a hacerte una película que va cambiando de género, entre el suspenso, la comedia romántica y una de terror. Menos mal que el tipo es carismático, porque sino no creo que ninguna madre pueda reírse mientras imagina la cabeza de su bebé deformada por la presiones del parto, o los ojos bizcos y ya te imaginas a tu marido haciendo mil bromas al respecto. Pero todo se relaja cuando empezas a practicar con el bebote de prueba las distintas formas en que podes poner a tu bebe para que tome la teta y te vacíe parejo. Con el bebote parece todo tan sencillo que ya te sentís una buena mamá, y lo mejor de todo es que es la única dieta para adelgazar que nunca probaste!. Te preocupas un poco cuando dice que los bebes tienen el carácter de sus papas, porque entonces significa que tu hijo será terriblemente hiperactivo y que el fantasma de que no te dejará hacer nada va a ser realidad… aunque el doc dice que el hecho de que se parezcan hará que nos sintamos menos desorientados con nuestros bebes.

Digamos la verdad, esta charla es lo mejor que te pudo pasar, que mejor que un hombre con título de doctor (palabra mas que respetada) diciéndole a un montón de papas con cara de susto que a partir de ahora tienen que ser los mucamos de la casa y además cuidarnos a nosotras, las mamas que somos el alimento de nuestro hijo. Salí tan contenta que empecé a tener ganas de embarazarme de nuevo… Gracias doc!

Seguinos como ell@s!!!!