martes

Silencio Hospital

De ese momento único y maravilloso, te sacan las visitas que llegan dos minutos después de que hayas dado a luz y esperan ansiosas en la sala de espera el horario de visita. Realmente creo que debería decretarse que el primer día nadie tiene que interrumpir ese idilio. Porque además una no esta en condiciones de hacer sociales. Si pasaste por una cesárea y llegas a hablar o reírte te llenas de aire y ya te dijeron lo doloroso que eso puede ser. Y si tuviste un parto normal pero te hicieron la episiotomía el tirón de los puntos es muy molesto. Eso sin contar que en medio de todo esto vos y tu bebe se están conociendo y tratando de aprender a comer, o mejor dicho vos a alimentarlo y el a alimentarse. Se pusieron a pensar pobrecitos el estrés que debe ser salir de una lugar con el clima ideal, con un sonido tranquilo y comiendo lo necesario sin tener que hacer nada a un lugar lleno de luces, olores y sonidos nuevos.

Y encima de repente hay que ir a buscar la comida y para algunos bebes es muy fácil, pero para otros un poquito más vagos, no tanto. Las primeras tetas de las primerizas son de terror! Si alguna puede afirmar lo contrario que explique con lujo de detalles como fue, porque no lo imagino. Mi bebe nació muerto de hambre, se engancho a la teta en seguida pero como si fuera un chupete y yo descubrí que no estaba preparada para eso, me dolía y no quería saber nada con que me lo dejen ahí agarrado. Todo esto en medio de la visita de mi madre que me decía ¨vos nos sabes lo que me hiciste sufrir, pero yo me aguante así que hace lo que tenes que hacer¨ y mi suegra que odiaba dar la teta así que a cada cara de terror mía acotaba ¨y si, es horrible el dolor¨. Yo ya no sabia que cara hacerle a mi marido para que los echara a todos, porque él estaba muy entretenido mostrando la descendencia a cuanta persona pasara por el pasillo.

Salvadoras enfermeras que con la excusa del horario de visita terminó vienen a poner fin a los invasores que quieren compartir con ustedes el día mas agitado de sus vidas. Y así poder volver a ese mágico momento de mirar a tu bebe, maravillarte con cada parte de su cuerpo y entender con tu marido que a partir ahora son tres.

1 comentario:

Rocio Javier dijo...

Tal cual, hay que suspender las visitas! por eso no le avisamos a nadie que habia roto bolsa y hasta que no estabamos adentro de la sala de parto a punto caramelo, nadie estaba enterado.
Muy por lo contrario, no se si era mas cagazo y todo lo que me habian dicho, pero cuando mi bebé se prendio a la teta fue la sensacion mas linda, no dolio nada, es el dia de hoy (tiene 9 meses) que difruto de hacerlo.
Me toco limpiar su primer ¨caquita¨delante de todos!!! un horror, bendita la neonatóloga que se quedo a ayudarnos y a hacer una especie de circulo de confianza entre el bebe mi marido ella y yo... buen y mi viejo embobado el unico que saco foto de ese momento!.

Seguinos como ell@s!!!!